29 jun

Próxima revolución de la industria joyera

diamantes-laboratorio

Varios grupos científicos de diversas partes del planeta están creando diamantes fabricados en el laboratorio que tienen la misma estructura y composición química que los diamantes extraídos de la tierra. 

Ni siquiera los expertos pueden diferenciarlos a simple vista: hace falta equipamiento de última tecnología para identificar los diamantes “sintéticos”. 

Un estudio apunta a que hacia 2026 se crearán 20 millones de quilates en el laboratorio. 

La tecnología va camino de transformar para siempre todo tipo de sectores en la denominada cuarta revolución industrial en la que tienen todo el protagonismo innovaciones tecnológicas como la inteligencia artificial, el internet de las cosas (IoT) o el big data. 

La disrupción llega a veces por el camino menos esperado: la industria joyera mira al microondas para vivir una revolución que en teoría debería servir para acabar de una vez por todas con el negocio de los “diamantes de sangre”, los minerales obtenidos en zonas de conflicto que han servido para financiar guerras y grupos armados sin escrúpulos que han utilizado a menudo el trabajo de personas en régimen de esclavitud. 

Fabricar diamantes perfectos en el microondas suena a ciencia ficción pero es una realidad desde hace tiempo, emergiendo además como una alternativa cada vez más barata, responsable con el medioambiente y ética respecto a los “diamantes de sangre”. 

El proceso se lleva a cabo en el laboratorio mediante la introducción de una pieza de carbono en un microondas junto con metano o algún otro gas que contenga carbono que calienta la pieza hasta convertirla en una bola de plasma. El procedimiento crea una serie de partículas que pueden llegar a cristalizar en diamantes después de diez semanas.